Diario de un aventurero en chinataun taun taun.

Thursday, November 29, 2007

Haciendo el indio en China II: Guangzhou

Guangzhou, la nuit

El regateo tiene su gracia pero acaba cansando. Exhaustos encontramos un taxi que nos lleve con todo el cargamento a casamarto. Incautos de nosotros, hemos olvidado que la mayoría de taxistas controlan menos el callejero de Shenzhen que nosotros mismos.

Tardamos una hora en llegar a casa y, sin tiempo ni para saludar, Martin nos reparte tareas a cada uno. ¡Hoy tenemos euskal jaia en el piso! Hace cuatro años nos hicimos con el campeonato internacional de tortilla de patata celebrado en Lisboa y al parecer la fama nos acompaña también en China. Es difícil sacudirse la presión con una docena de orientales, africanos y europeos asomándose por la puerta de la cocina, excitados por poder presenciar el milagro gastronómico. Todo sale según el guión y entre tanto espárrago de Navarra (cultivados en China y con la etiqueta en euskera del Eroski), queso Idiazabal, embutidos de Indautxu y vino Sange de toro, además de dos tortillas de patata (con cebolla, pimiento verde y un sutil toque de ajo) es imposible sacar a la gente de casa. Entre alabanzas al cocinero conseguimos tras consenso unánime acercarnos al U-bar. Garito hip-hop repleto de caucásicos que creen ser negros y grupos de chinas comandadas por madams que les triplican la edad. No mola.

Tortillada chez Martín

¿Que se puede hacer en China a las 4:30 de la madrugada? Pues, volver a cenar! Cenar y presenciar la versión China de la kale borrika. Aquí a falta de contenedores, apilan de forma ordenada la basura en las aceras y le prenden fuego a eso de las 5. Hay que ver como disfruta el ternero entre las hogueras. Como no vienen los antidisturbios decidimos ir a la camita discutiendo quién tendrá que compartir cuarto con Ricar y su respiración de asmático en fase terminal. Hoy es Gusi quien nos espera en las escaleras. ¿Qué pensarán de nosotros los de seguridad?

13 de octubre. Día 4.

When Dan Dan, Wendy para los amigos occidentales, es una joven menuda de rostro ovalado y gusto exquisito para la moda. Trabaja en una multinacional americana y habla con fluidez en un ingles sin acento. Al parecer tiene también buen oído pues apreció desde un primer momento mi dominio del idioma de los Beckham y así se lo hizo saber a Martin. A él en cambio no le hizo demasiada gracia la observación de que yo dominaba mejor el idioma que un licenciado en filología inglesa. A todas luces, nuestra guía en Guangzhou le daba al frasco carrasco.

Con Wendy

Un tren ultrasónico que te lleva en una hora de Shen-zhen a Guangzhou 16euros. Botellines de agua para el viaje 1euro. Llamada a nuestro cibercontacto en la ciudad 1,2euros. Encontrar a una china de metro cuarenta y cinco en medio de una atestada terminal de tren y que te lleve a un restaurante budistavegetarianoconmesagiratoria, no tiene precio.

Ricar y un servidor ganamos el campeonato de la mesa giratoria. ¡Engullir! Ante las miradas de reproche de todo el restaurante, pedimos cuchillo y tenedor para poder repartir unos fideos de 123m de longitud. Nos cargamos en un minuto 2500años de tradición y protocolo y Wendy lo celebra entre risas. Nos queda claro que le da al frasco más que la hermana de un conocido. Ricardo: “¡que escándalo!”.
Restaurante Budista

Necesitamos una siesta. El hotel se encuentra en una isla frente a la bahía, en una antigua concesión a Francia, Reino Unido y Estados Unidos. De ahí los magníficos edificios coloniales. Un lugar tranquilo con agradables avenidas ajardinadas, rodeado por una bulliciosa ciudad industrial en pleno desarrollo. Una vez más Marto acierta con la elección.

Arka en Shamian Dao

Al anochecer paseamos por la ribera y contemplamos los espectáculos de luces y lasers (esta vez acompañados de música clásica). Los niños corren y saltan a nuestro alrededor y la situación empieza a parecerse a las escenas edulcoradas de la Angelina la yoli paseando por la India mientras elige niño para completar la colección. Los niños se acercan a Ricardo con la mirada limpia y las manos extendidas y este se agacha para recoger lo que le ofrecen. Llegados a este punto, nuestra relación con Guangzhou cambia.

Espectáculo de luz y sonido en el Río de la Perla

Históricamente, Guangzhou estaba considerada la Sodoma y Gomorra de Oriente. El gran lupanar del sur de china. Hasta que, según cuenta la leyenda, llegaron a la ciudad unos cazadores del lejano Ortezuelos (Burgos) que vagaban tras perderse en medio de una cacería (al parecer por la ingesta excesiva de orujo de hiervas). Y a partir de este momento no se vuelve a tener dato alguno de la existencia de damas de alterne por la región. O eso creíamos todos hasta que Ricardo se levantó con las manos llenas de lo que parecían cromos y girándose hacia nosotros con un extraño tic en la comisura de los labios, nos reveló la existencia del cromo-puterío.

Cole de cromos

14 de octubre. Día 5.

Tenemos que completar la colección del cromo-puterío como sea. Hay que ir con cuidado y sólo aceptar la mercancía de calidad. Los niños proxenetas pasan corriendo a tu lado y de forma imperceptible dejan en tu mano o bolsillo un número no inferior a tres cromos. Dios mío, ¡¡estamos enganchados!! Para no delatarnos nos comportamos como meros turistas occidentales y visitamos el memorial del clan Cheng. Un impresionante palacio chino de ladrillo gris que presenta una sucesión de pabellones paralelos conectados por pasarelas y preciosos patios arbolados. Dos “dioses de la puerta”, dibujados en cada hoja de cinco metros de altura, protegen la entrada. Dentro se puede disfrutar de una exposición de tallas en madera, piedra y marfil así como de trabajos en hilo de oro.

En el mausoleo de los Cheng


Después visitamos el templo Liurong. Pactamos que nunca se deja a un compañero en el camino (por mucho que se le odie) y comenzamos la ascensión a la mayor pagoda que haya visto el hombre. Se suceden los ataques de pánico y vértigo producidos por la continua inclinación de la estructura pero conseguimos hacer cumbre.
Pagoda del templo Liurong

Ascensión a la pagoda

La vista sobre la ciudad es sobrecogedora. Veo el edificio que marcará mi carrera. (Martin pon la foto de la monstruosidad por favor). Volvemos a casa no sin antes dar buena cuenta de una cacerolada de ranas, unas berenjenas rellenas y unas cabezas de pescado. El ternero gana por goleada, la palabra omnívoro adquiere nuevos significados en la figura de este chaval de constitución más bien frágil.

La fusión de estilos fascina a nuestro amigo arquitecto

3 Comments:

Anonymous Protestón said...

La primera parte no se lee una leche. ¿Los cazadores de Hortezuelos vagaban por el cercano Quintanilla del Coco cuando les tragó un agujero negro que finalmente les arribó a China?. Por ahí pasa eso de vez en cuando, sí...

7:20 PM

 
Anonymous Anonymous said...

Se lee de puta pena, vaya puta mierda, quereis dejarnos los ojos rasgados como a los chinos o que?

10:34 PM

 
Anonymous Anonymous said...

bueno, que vaya palabros!. Selecciona el texto, que así cambia de color y ya se puede leer :D

10:48 PM

 

Post a Comment

<< Home